Connect with us

NACIONALES

Alberto justificó el cierre de escuelas: «Los chicos juegan a cambiarse el barbijo»

El presidente dijo que el ministro Nicolás Trotta quiso mantener las clases presenciales, pero lo desautorizó.

La suspensión de las clases presenciales sigue siendo la medida más polémica de las anunciadas por Alberto Fernández para tratar de frenar los contagios, a pesar de que hasta horas antes sus propios ministros lo descartaban.

El presidente justificó la decisión argumentando que los chicos "juegan" a cambiarse el barbijo, y admitió que el ministro de Educación, Nicolás Trotta, le insistió en que no era conveniente cerrar las escuelas como había sostenido por la tarde en las redes sociales. Pero Alberto no lo tuvo en cuenta.

"Tuve discusiones dentro de mi equipo porque el ministro de Educación creía que había que tratar de insistir un poco más con las clases presenciales", admitió Fernández sobre el trasfondo de la medida, que sorprendió a muchos funcionarios.

"Las clases presenciales no son las clases presenciales solamente. Hay que ir a un colegio primario ver el horario de salida de los chicos, ver cómo las madres se agolpan frente a la puerta, ver como de ese modo el contagio puede hacerse más fácil, ver como los chicos juegan entre sí cambiándose los barbijos", argumentó el presidente sobre la medida.

"Todo este tiempo he hablado con maestras de escuela de chicos con capacidades diferentes, de lo difícil que se les hace trabajar con esos chicos, que no entienden la dimensión del problema sanitario que enfrentan", insitió en una entrevista con radio 10.

Como explicó LPO, la suspensión de las clases presenciales dejó muy debilitado a Nicolás Trotta, que venía haciendo una fuerte defensa del sistema de burbujas en las aulas. "Lo que permite que la escuela siga siendo un lugar de bajo riesgo son los protocolos estrictos que hemos aprobado federalmente. Confiamos en la fiscalización de cada una de las jurisdicciones", había escrito el ministro en su cuenta de Twitter horas antes del anuncio.

Trotta fue uno de los pocos ministros que no defendió las medidas de Alberto mediante las redes sociales, como hicieron sus pares del gabinete, algunos gobernadores e intendentes. El ministro tampoco borró los mensajes en los que defendía la "presencialidad cuidada".

LA POLITICA ON LINE.-

Advertisement Este es el ejemplo de un texto alternativo